• Viernes, 16 Noviembre 2018
  • Mi Magazine
  • 148
Un gigantesco cráter apareció bajo el hielo de Groenlandia y es más grande que París

El enorme cráter es más grande que París y pudo haber sido causado por el impacto de un meteorito hace millones de años.

La Tierra oculta profundos secretos, las cicatrices de millones de años de erupciones y colisiones que dejan marcas del espectáculo geológico, una serie de pistas que los científicos y amantes del conocimiento siguen con fervor. 

Ahora fue turno de un equipo que anunció un increíble descubrimiento: debajo del hielo en Groenlandia hay un cráter gigante de casi 31 kilómetros de ancho y te vamos a contar qué tiene de fascinante. 

Un frío secreto 

El equipo internacional de investigadores que realizaron el hallazgo fue dirigido por científicos del Centro de Geogenética del Museo de Historia Natural de Dinamarca de la Universidad de Copenhague, los cuales dieron con el cráter de impacto que tiene una extensión mayor a la de París. 

Cráter de impacto: también llamado astroblema, es la depresión que deja el impacto de un meteorito sobre la superficie sólida de un planeta. 

Este es un momento excepcional porque antes de esto nunca se había conseguido localizar un cráter bajo alguna de las capas de hielo continental del planeta. 

Estos investigadores trabajaron arduamente durante tres años para verificar el descubrimiento que finalmente fue publicado en la revista Science Advances, pues el cráter fue descubierto en 2015 y pasó a ser… ¡uno de los 25 más grandes de toda la Tierra! 

¿Cómo se formó este cráter? 

De acuerdo con el estudio, este gigantesco agujero se formó cuando un meteorito de un kilómetro de longitud y compuesto sobre todo de hierro, impactó con brutal fuerza en el norte de Groenlandia, donde su fue cubriendo progresivamente por una capa de hielo que actualmente mide un kilómetro de grosor. 

Debido a su fuerza y tamaño se cree que las consecuencias del impacto tuvieron que ser devastadoras para todo el hemisferio norte del planeta, aunque para saber más sobre qué ocurrió, lo primero que tienen que hacer los científicos es datar el cráter. 

¿Cómo lo encontraron? 

Fue en julio de 2015 cuando los científicos analizaban un mapa topográfico del hielo en Groenlandia, entonces se dieron cuenta que había una depresión circular enorme que no había sido detectada antes debajo del glaciar Hiawatha, situado en el norte del continente helado. 

La sospecha se encendió de inmediato entre los investigadores de que era un cráter de meteorito, por lo que para reforzar su teoría enviaron un avión de investigación desde el instituto Alfred Wegener para que sobrevolara el glaciar y cartografiara el cráter y el hielo que lo recubría. 

Así lograron conseguir imágenes de la depresión con un detalle impresionante pues utilizaron un radar a fondo, por lo que los próximos años –2016 y 2017– el equipo regresó al lugar para monitorear las estructuras tectónicas de la roca y recolectar muestras de sedimentos, las cuales arrojaron resultados de un probable impacto violento. 

El impacto en la Tierra 

Sabemos por estudios anteriores que los impactos de meteoritos en la Tierra pueden desencadenar importantes consecuencias en el clima del planeta y, por supuesto, en todas las formas de vida. Por lo tanto falta investigar de qué manera este impacto afectó en su momento. 

El siguiente paso esencial es datar el cráter, una tarea dificilísima porque probablemente requerirá extraer parte del material que se derritió durante el impacto del mismo fondo de la estructura. 

Sin embargo la ciencia puede prever que el choque causó importantes reacciones ambientales en el hemisferio norte o incluso en todo el planeta, pero tendremos que esperar los siguientes estudios para descubrirlo.

blog comments powered by Disqus

Compañeros