• Martes, 16 Octubre 2018
  • Mi Magazine
  • 178
Una niña logra sobrevivir a la mortal ameba comecerebros

Sólo una docena de personas en el mundo han logrado sobrevivir a esta rara enfermedad, mortal en el 98% de los casos.

Hace unas semanas se hizo famoso el caso de Fabrizio Stabile, un joven de 29 años que murió debido a una extraña y mortal ameba, de nombre Naegleria fowleri, mejor conocida como la “ameba comecerebros”, la cual causa una rara enfermedad con una tasa de mortalidad del 98%.

Adquirida la mayoría de las veces en agua dulce, las personas que la portan fallecen en cuestión de días sin que los doctores puedan hacer algo, por eso el caso de esta niña que sobrevivió le está dando la vuelta al mundo. 

¿Quién es?

Tiene 10 años, vive en la provincia de Toledo, en España, y logró reponerse al primer caso registrado en España de la meningitis americana primaria (MAP) de la que apenas hay una doce de supervivientes en el mundo. 

Un recuento: ¿qué es la Naegleria fowleri? 

Es un protozoo de las llamadas “amebas de vida libre” que existen en el ambiente sin causar ningún daño al ser humano, pero en aguas cálidas, estancadas y sin tratar, sin embargo, puede causar infecciones al llegar al cerebro a través de los nervios en la nariz tras introducirse en las cavidades nasales durante el contacto con el agua. 

La niña que sobrevivió a la comecerebros 

El caso causó sorpresa no sólo por las pocas probabilidades de que la niña viviera, sino porque en España no se habían registrado casos de la ameba comecerebros. 

De acuerdo con el diario El País, la niña ingresó a finales de marzo al hospital público Virgen de la Salud de Toledo con síntomas típicos de meningitis: dolor intenso de cabeza, fiebre y rigidez en el cuello. 

Después de los primero análisis los especialistas descartaron un origen vírico o bacteriano, entonces las cosas se dificultaron porque los médicos tenían que identificar un patógeno desconocido en España. 

En colaboración con el Centro Nacional de Microbiología (CNM) lograron saber qué tenía la niña en una carrera contra reloj en la que también participó el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias. 

“Son pruebas muy complejas, que requieren muestras adecuadas con amebas viables, experiencia en este tipo de cultivos, pruebas moleculares… Ha sido la primera vez que identificamos Naegleria fowleri en un casi humano y ha supuesto todo un reto”, declaró Isabel De Fuentes Corripio, deja de unidad en el CNM. 

¿Cómo sigue la niña? 

Ante el caso, los pediatras decidieron aplicar el tratamiento más aceptado en la literatura científica: la anfotericina B, una molécula de punción directa al cerebro que aunque ha sido eficaz en algunos enfermos, sigue en fase experimental por los pocos casos documentados de su uso, además de que genera graves efectos secundarios. 

El lugar donde la niña se contrajo la infección 

El caso ha sorprendido a médicos y autoridades sanitarias porque la niña contrajo la ameba en una piscina pública climatizada en la localidad de Torrijos (Toledo), la cual, es importante subrayar, cumplía los niveles de cloro y temperatura considerados como seguros. 

Ante esto, las autoridades decidieron cerrar la piscina e hicieron análisis en los que encontraron la presencia de la comecerebros en el agua de la alberca, lo que fue un factor determinante para el diagnóstico de la niña. 

Esto prendió un foco rojo en las autoridades que procuraron que la gente no entrara en pánico además de encargarse de que la piscina no representara un riesgo. Así lo explica Anastasio Arevalillo, alcalde de Torrijos: 

Fue a principio de junio. Entramos en shock. El control del agua se lleva informativamente y está todo registrado dentro de los límites legales. Cerramos de inmediato la piscina. La vaciamos, hicimos obras, cambiamos filtros… Llevamos gastados más de 100 mil euros y estamos a la espera de que la Junta nos dé luz verde para abrirla. 

Por su parte, se espera recibir más información sobre la niña en los próximos días. 

Aunque aún no sabemos casi nada de la Naegleria fowleri, los casos recientes obligan a la comunidad científica a poner los ojos sobre una ameba que puede devorar el cerebro de las personas en cuestión de días. 

blog comments powered by Disqus

Compañeros