• Miércoles, 02 Enero 2019
  • Mi Magazine
  • 515
¿Qué rol cumple una dieta saludable en el combate contra el cáncer?

Según un especialista, comer de manera sana siempre debe ser considerado un complemento para la terapia convencional y nunca un tratamiento por sí mismo

Convencido de que el tratamiento convencional contra el cáncer que padecía, dañaría directamente su sistema inmunológico, el fallecido ex instructor del reality de TVN "Pelotón", René O'Ryan, reconoció públicamente que no "siguió las instrucciones" y que se negó a vivir ocho meses con quimioterapia.

"Simplemente dije, 'yo no me voy a envenenar, porque yo estudié, averigüé, investigué y eso me va a llevar a morir en ocho meses o, a lo más, en un año", señaló quien fuera buzo táctico de la Armada en una conversación que sostuvo con los animadores Rafael Araneda y Carolina de Moras en 2017.

A juicio de O'Ryan, la solución en el combate de su enfermedad era la nutrición y es por ello que desde el momento en que fue diagnosticado, decidió alimentarse de forma orgánica, con productos naturales y dejando de lado los carbohidratos, nutrientes que -aseguraba- alimentan las células malignas.

Pero, ¿es posible combatir un cáncer solo con una dieta? "En general, la respuesta es que no (...) Cuando el cáncer ya se generó, el comer sano no lo va a mejorar", afirma enfático Carlos Rojas, médico oncólogo de Clínica Universidad de los Andes. En este sentido, el especialista explica que el cáncer es una enfermedad sumamente compleja, en la que las células tumorales tienen múltiples mecanismos para poder sobrevivir en situaciones de estrés.

De esta manera, el eliminar algún alimento de la dieta, por ejemplo el azúcar, no es un problema para ellas y "se las arreglan recurriendo a generar otras formas de energía que le permitan mantener su metabolismo funcionando sin problema".

Eso sí, Rojas reconoce que una dieta saludable efectivamente ayuda a que los pacientes que padecen cáncer puedan tolerar mejor la terapia convencional. "La gente que recibe quimios que dan náuseas, por ejemplo, y comen sano, tienen muchos menos malestares, toleran mejor los tratamientos, tienen menos hinchazón abdominal, etc. Es decir, hay varios factores que se favorecen con una buena dieta, pero es un complemento para que el tratamiento en general sea y funcione mejor, no como un tratamiento per sé", recalca el oncólogo.

Carlos Rojas explica que para un paciente con cáncer, una buena dieta no debe ser hipocalórica, ya que esta le provocaría una desnutrición, sino que debe aportar una cantidad de proteínas adecuada para que la persona pueda generar sus propias defensas, y así poder tener un sostén adecuado para llevar tanto la enfermedad como el tratamiento.

"Una dieta buena es una dieta balanceada donde hay alimentos que se pueden consumir sin restricción y otros que están restringidos, pero que si se comen dentro de un rango determinado, tampoco es un problema. Lo malo es cuando uno restringe mucho porque eso lleva a una mala nutrición", indica el especialista.

Ahora bien, el médico sí destaca que la alimentación cumple un rol "extremadamente importante" en la prevención de la enfermedad. "La gente que tiene una dieta sana, se enferma menos de cáncer que la gente que tiene una dieta occidental, rica en frituras, en carbohidratos y en azúcares refinadas. La dieta sana, la vida sana, el hacer ejercicio, el no fumar, no tomar alcohol o muy poco, todo eso está demostrado que son mecanismos que son eficaces en la prevención de que se genere un cáncer", finaliza.

blog comments powered by Disqus