• Viernes, 20 Julio 2018
  • Mi Magazine
  • 54

Aunque sus padres no puedan salir de EUA por las políticas de Donald Trump, estos niños abrazaron a sus abuelos por primera vez.

Este miércoles, Erick abrazó a sus abuelos por primera vez en su vida. Los abrazó por él y en nombre de sus papás, quienes llevan más de 10 años sin poder regresar a México debido a las políticas migratorias del presidente Donald Trump.

Como los padres de Erick, miles de migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos, quienes dejaron todo para ir en busca de mejores oportunidades y una mejor vida, llevan años sin ver a sus familiares. Pero sus hijos, la generación contemporánea de Erick Jalapa Hernández, detesta el estilo de vida en el "primer mundo", así que decidieron salir para abrazar a sus abuelos por vez primera.

Y es que aunque ellos nacieron del otro lado, no se sienten libres en el país en el que nacieron, sino en el que viven sus abuelos. Aman las enormes canchas de futbol, la sencillez de los pueblos y la silente vida en las comunidades rurales de México. Y después de tantos años lejos de sus abuelos, por fin pudieron regresar a sus orígenes.

"Estoy muy emocionado de conocer a mis abuelitos por primera vez. Esta es mi primera vez en México. Mis papás no pueden venir porque no tienen papeles”, dijo Erick.

De regreso a sus verdaderos orígenes

Como Erick, otros niños hijos de mexicanos indocumentados, niños y niñas entre los 8 y los 15 años de edad, que radican en el estado de Nueva York, Estados Unidos, viajaron por primera vez en todas sus vidas para abrazar a sus abuelos en Teopantlán, Puebla. 

David García Hernández tiene 13 años y nació en la Gran Manzana, sin embargo, siente mayor libertad en México.

En este país me siento más libre, porque en los Estados Unidos me la paso encerrado y aquí puedo hacer muchas más cosas. Me siento muy feliz de ver a mis abuelos. 

Anthony Francisco Antiopa tiene 11 años y es la tercera vez que visita México. “Me la paso muy feliz con mis abuelos”. A pesar de su corta edad, calificó de racista a Donald Trump.

Aunque los pequeños no son familia directa, muchos de ellos forman parte del grupo “Danza Raíces Teopantlán”, en el cual realizan un baile tradicional de la meseta indígena nahua de Puebla para honrar a sus ancestros.

Para muchos de los niños y niñas será la primera vez que realicen esta danza frente a sus abuelos: “Esta danza es muy tradicional y bailar es bueno [risas]”, dijo David García.

“Me siento fenomenal de ver a mis abuelos, porque a través de mí pueden ver a mi familia”, dice Erick.

blog comments powered by Disqus