• Jueves, 12 Octubre 2017
  • Mi Magazine
  • 160
No es una ilusión: los magos de verdad se tragan las espadas y así es como lo hacen

Todo tiene que ver con un proceso puramente fisiológico. No hay magia, pero esto hace que el truco sea aún más emocionante.

Uno de los misterios de los magos que se presentan en circos o programas de televisión redunda en lo difícil que es ver en detalle a los ilusionistas en los momentos cuando estos se tragan objetos afilados de gran longitud, como una espada.

Algunos se consuelan pensando que es una ilusión, pero en la mayoría de ocasiones no es así. De hecho se trata de un proceso puramente fisiológico, explica el portal web de noticias Gizmodo.

En concreto, la clave reside en un proceso denominado 'peristalsis': las contracciones y relajaciones radialmente simétricas de los músculos a lo largo del tubo digestivo que se producen automáticamente con el fin de hacer mover los alimentos hacia el estómago.

Cuando uno está comiendo, estas contracciones son de enorme ayuda. No obstante, en el caso de tragarse una espada estas son fatales. Es por ello que los magos logran mediante varios años de entrenamiento poder controlar estas contracciones y relajar los músculos durante el tiempo en que tienen dentro de su cuerpo un peligroso metal afilado. Se trata de una tarea nada fácil, ya que requiere que 'se apaguen' hasta 50 pares de músculos en la garganta.

Cuando un ilusionista sale a escena para ingerir un objeto afilado inclina la cabeza hacia atrás con el objetivo de extender al máximo su cuello. Esto le sirve para enderezar la faringe y poner su boca en línea con el esófago. A medida que la espada pasa a través del tracto superior, el mago endereza las curvas del esófago.

En algunas ocasiones la espada llega hasta el estómago. Para asegurar un mejor deslizamiento, muchos ilusionistas lubrican el elemento metálico con aceite o saliva.

blog comments powered by Disqus