• Martes, 12 Junio 2018
  • Mi Magazine
  • 174
Si las elecciones fueran un partido de fútbol, ¿cuál sería el marcador?

El partido es tan aburrido, que los aficionados sólo esperan salir pronto del estadio y seguir sus vidas

A cuatro días de iniciarse una de las mayores fiestas deportivas a nivel internacional, varios analistas políticos aseguran que la contienda electoral se apagará de manera momentánea ante la pasión futbolera.

Efectivamente, el Mundial de Rusia 2018 generará mayor atención y pasión en la ciudadanía mexicana a comparación de la cultura del voto informado, de cara a uno de los eventos democráticos más importantes en el país.

Para Gerson Hernández Mecalco, consultor político y catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la actual contienda electoral podría representarse al igual que un partido de futbol profesional, donde el marcador favorece de manera abrumadora a un equipo y toda la afición espera a que finalice el partido para continuar con sus vidas.

“Estamos en el minuto 25 del segundo tiempo, donde el partido es entre Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador”, dijo.

En entrevista para Cultura Colectiva News, Mecalco indicó que el partido va a favor del equipo local, en este caso está representado por la coalición “Juntos Haremos Historia” del candidato López Obrador, mientras el abanderado de “Al Frente por México”, Ricardo Anaya, va perdiendo basado en las encuestas y sondeos.

“El equipo de Anaya tiene dos jugadores menos, los cuales fueron expulsados, y el árbitro está a favor del equipo local, parece que no habrá tiros ni tiempos extras, y sólo está esperando a dar el silbatazo final, pero el partido está lo que le sigue de aburrido, donde no se genera ni pasión ni gritos, la gente ya quiere salirse del estadio”, detalló.

Mientras, en el tablero el marcador va cuatro goles de López Obrador y uno de Ricardo Anaya, en las tribunas la ciudadanía busca la salida más próxima. “Siendo el partido del candidato más joven, Anaya no resolvió las jugadas, el árbitro sólo observa el reloj, y lo peor es que el aficionado parece observar un partido ya definido, donde pueden pasar muchas cosas”.

Finalmente, para Mecalco, los aficionados son los que ya pagaron un boleto para observar un partido sin grandes jugadas ni espectáculo, sólo toque de balón y barridas sucias para hacer tiempo, en esa cancha llamada política.

blog comments powered by Disqus