• Lunes, 16 Abril 2018
  • Mi Magazine
  • 190
¿Una bebida de agave que previene problemas intestinales? ¡Existe!

Científicos mexicanos crearon esta bebida probiótica basada en agave. Hace casi un año, Lydia Patricia Martínez Madrid, investigadora de la Coordinación de Patrimonio Cultural y de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y autora del libro Pulque, nos hizo una revelación que nos impactó: el pulque está en peligro de extinción 

¿Por qué? Martínez Madrid indicaba que era porque los mixioteros deforestan zonas de sembradío de agave para preparar este típico platillo mexicano.

Ahora, investigadores mexicanos nos dan no sólo esperanza para que no se extinga sino también han creado, con base en agave endémico, una bebida probiótica que prevenga problemas intestinales. La esperanza no está del todo perdida.

¿Para qué crear esta bebida?

El primer objetivo es evitar la extinción del agave a través de la utilización de uno endémico, es decir, un agave producido de forma natural en un determinado lugar. Investigadores de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), encargados de crear esta bebida, lo hicieron también para impulsar el consumo de las bebidas tradicionales mexicanas.

En México, el consumo del pulque y del aguamiel disminuyó (aunque sea difícil de creer) debido a la introducción de bebidas industriales carbonatadas, además de la cerveza. Otro de los objetivos es que a través de algunas bacterias, pueda servir para prevenir enfermedades intestinales.

¿Cómo fue elaborada esta bebida?

Fue creada a base de aguamiel a la que le incorporaron bacterias probióticas, las cuales después de ser probadas con seres humanos, comprobaron que previenen problemas a nivel intestinal. «Nosotros no proponemos una bebida de fermentación alcohólica sino láctica, de manera que sea apta para toda la población», indicó al diario La Jornada, la directora de la Facultad de Biotecnología de la UPAEP, Beatriz Pérez Armendáriz.

¿Cuál fue el proceso para comprobar sus beneficios?

Los investigadores dieron esta bebida basada en agave ya con los lactobacilos incluidos, a un grupo de control. Les pedían que consumieran una dosis diaria de 150 mililitros durante ocho semanas. Cuando terminó el experimento, se dieron cuenta que se redujeron hasta 90 por ciento de malestares asociados con el dolor abdominal, los gases, la diarrea o el estreñimiento.

Destacable resulta que no se promueva como una bebida alcohólica, como indican los expertos, y se haga público que su consumo lo pueden hacer todos los seres humanos, al ser una bebida láctica.

blog comments powered by Disqus

Compañeros